Publicado el 1 comentario

HUMILLACIÓN

Hasta qué punto todo sigue jodido? Esta mañana no podía sostenerme, una sensación de silencio absoluto a mi alrededor, mi respiración casi inexistente y el abismo delante de mi. Mi cuerpo abierto, expuesto por la humillación de unas heridas tan antiguas que casi no recuerdo. Pero él si, y me obliga a mirar, a oir, todo aquello que más me dule. Las consecuencias son aniquiladoras. Una estructura autodestructiva, escondida en los actos fáciles, ciegos, perturbadores, en la construcción de una identidad falsa. Y en el interior solo miedo.

Me escondo en una máscara de seguridad sexual aparente, vendo y ofrezco mi cuerpo para anticiparme al abandono o al rechazo, para no admitir que hay placer después del dolor.

Mi cuerpo funciona para autoprotegerse de todas las violaciones que sufrió en años, pero no solo físicamente, también emocionalmente, no se expone a que nadie conozca su verdadera naturaleza, esa vulnerabilidad y fragilidad de la carne cuando nunca se ha permitido amar, cuando nadie la ha amado nunca, cuando desconoce el placer, cuando lo único que conoce es el desgarro y la mutilación.

Nunca me he permitido nada más que lo conocido. Entonces aparece una persona que me confronta conmigo misma, sin tocarme despierta todo ese dolor acumulado durante años y me enfrenta a mi propio abismo y a mi gran mentira, el miedo a ser mujer. Me enfrenta a un cuerpo lleno de miedo y a la humillación de venderlo por nada. Y así empiezo a llorar y a entender. Pero sigo llorando, de repente todo se ha roto y entiendo que cuando abusaron de mi, él sólo era un sádico y yo una niña que daba todo mi amor. Y así nació la distorsión de un cuerpo y una emoción que me ha llevado a mendigar amor en el sexo y a bloquear toda emoción de amor. A protegerme tanto que soy incapaz de cambiar.

Y ahora no me puedo sostener a mi misma, la máscara ha caído, pero la exposición es tan grande que la herida no para de sangrar. Me humillo a mi misma en cada sexo, en cada demanda de amor, me equivoco siempre, porque nadie me va a dar nada si soy incapaz de recibir.

Y ahora qué? Admitir que el amor nunca será para mi, que ningún hombre podrá amar a una mujer cómo yo, tan jodida, que siempre tendré que esconderme en el sexo para no mostrar lo que realmente soy, una mujer que quiere su puta historia romántica.

No tengo ni puta idea de lo que voy a hacer ahora, supongo que lo primero será dejar de humillarme a mi misma y lo segundo dejar de mendigar.

Dejar la herida expuesta, sin coraza, aunque duela horrores y curarla. El devenir de algo nuevo.

Lo qué pasó ayer fue un shock enorme para mi, y me encuentro frente a un gran abismo y no sé si saltar y matarme, asumiendo que soy una tara que nadie va a amar, o recular y esconderme otra vez en la máscara del sexo, o asumir lo descubierto y superarlo

Asumir todo esto y seguir. Ya no es divertido.

 

1 comentario en “HUMILLACIÓN

  1. tranquila que yo estaré ahi cuando me necesites. espero que lo sepas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *