Publicado el Deja un comentario

INFECTED SOUL

Watercolor on paper. 50 x 70 cm (1 ft 7 11/16” x 2 ft 3 9/16”)

 

Watercolor on paper. 50 x 70 cm (1 ft 7 11/16” x 2 ft 3 9/16”)

 

Nunca hablo de ella, tal vez porque intento pensar que ella nunca existió, tal vez porque cuando ella desapareció yo también lo hice, porque en realidad yo soy ella y ella sigue muerta. Y me encuentro leyendo sus 24 diarios, su vida en miles de palabras, cada sílaba, cada instante de su locura, de su suicidio. Los leo y me paro en un párrafo, justo en el punto donde estoy yo, repitiendo la condena del Diablo.

“Infectada. Y sigo creciendo negra en eso que me confunde, esperando la noche para parar los golpes, me siento tan fuerte, entera, serena, profunda y poderosa….En este instante me paro y veo mi corazón en tu mano, me agarras y siento mi latido en tus ojos. Me doy cuenta que soy algo tuya y lo enveneno todo, siempre el mismo problema y la variable que no cambia soy yo”

La adicción lo destruyó todo. Ella murió esa noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *