Publicado el Deja un comentario

OPUESTOS

Hay realidades que nunca suceden, las imagino, las deseo, pero por mucho que espere nunca existirán.

Somos dos opuestos que se alejan tanto que creamos un inmenso vacío a nuestro alrededor incapaces de encontrar la gravedad que nos une.

Desapareces sin saber todo lo que significo. El error de esperar, el error de existir únicamente en tu corazón. 

Me dices que soy perezosa, depresiva y autodestructiva, pero me pregunto si me conoces, si aceptas otra realidad que no sea la tuya. Me pregunto si eres capaz de amar lo que temes. Siento el dolor, la tristeza, la pérdida, las heridas, las cicatrices, el miedo, siento todo lo que se esconde y no puedes admitir, lo interesante de mi vida es la belleza en las explosiones de cada latido de mi corazón. Esa es mi felicidad, mi alegría, mi vida no es ningún secreto, nunca he huido de la oscuridad, nací en ella, nací de la muerte.

Me juzgas por tu propio miedo, sin conocerme, sin arriesgarte a sentir otro latido que no sea el tuyo. Temes todo lo que no puedes aceptar de tu propia vida y olvidas que hay un lugar dónde la luz no llega, es ahí dónde yo estoy, y es ahí dónde me destruyes.

Me dices que soy afortunada por tenerte, tal vez tu eres el afortunado, soy lo que más temes: una mujer que te ama sin condiciones.

Nos convertimos en opuestos que de alejan. Las cicatrices existen aunque no las veas, aunque no las sientas, tu vida es esa herida que revives una y otra vez, la muerte la alimenta hasta que tu corazón revienta. ¿Qué va a quedar de nosotros? La puta intimidad de nuestros latidos, eso es el amor, dos corazones expuestos a las explosiones de la vida.

Watercolor on kraft paper
Watercolor on kraft paper
Watercolor on kraft paper

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *