Publicado el 2 comentarios

UNA TARDE DE VIENTO Y MOSCAS

La cosas aparecen cuando no las buscas y es entonces cuando te das cuenta que las estabas buscando.

Muchas veces mi mundo es un caos y un desastre, me siento en un abismo anclada en un presente que ya no puede tirar del pasado. Cada vez más consciente de mis errores me pregunto cómo escapar de mis malas decisiones.

Echo de menos la mujer que era antes de ellos. A esa mujer a la que nunca le he dado una oportunidad y permanece siendo, creciendo fuerte, segura de si misma, una mujer poderosa.

Esa tarde perdida en la montaña solo me quedaban mis pinturas, un pincel, un rollo arrugado de papel kraft y el silencio de lo desvanecido, los recuerdos y la presencia de un linaje materno perturbador,  una tarde de viento y moscas.

Una tarde de viento y moscas

 

Una tarde de viento y moscas

 

Una tarde de viento y moscas

 

2 comentarios en “UNA TARDE DE VIENTO Y MOSCAS

  1. Y así, como vinieron se van. Dejan sus huellas y se van. Son pistas que se te aparecen, las utilizas, las pones en su sitio y sigues. Es parte del crecimiento de cada uno, no? Está todo en nuestras manos. Verdad? Y vos seguramente tenes muy buenas manos!!!

    1. El cambio y el crecimiento es constante, no paramos nunca, lo importante es aprender de cada segundo para crear nuestra propia realidad tal y como la merecemos en cada momento. Cómo dijo Jung «CUANTO MÁS APTOS SOMOS PARA HACER CONSCIENTE LO INCONSCIENTE, MÁS GRANDE ES LA CANTIDAD DE VIDA QUE INTEGRAMOS»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *